lunes, 19 de enero de 2009

Nuevo Inquilino

Hoy no he podido evitar pintar una cabra en la pared y no se porqué lo he hecho.

7 comentarios:

pony dijo...

es esto verdad? YO-QUIERO-UNA-CABRA-EN-MI-PARED ¡¡¡!!!

SIEN dijo...

JAjajajja... que buena la cabra.

Nanen dijo...

¡Me encanta!

JavierOlivares dijo...

Me gusta mucho la cabra esa.
Le da a la pared un aspecto rural y mágico.
Me recuerda a los fascinantes y divertidos trampantojos que André Francoise tenía pintados en las paredes de su estudio... puertas que no podían abrirse y pasillos que parecían perderse a lo lejos...
Por cierto, nos veremos en el libro colectivo de "Molino", me parece...

Aurora Cascudo dijo...

dios! me encanta! a punto de comerse los enchufes encima!
absolutamente genial..y yo..que sigo buscando el dibujo ideal para las mias..y no sale ni a la de tres..y tú..en un arrebato pasional..vas y dibujas una cabra!

genial genial
un bico!

Antonio Navarro dijo...

Estar con una cabra no significa necesariamente estar como una cabra... aunque no lo excluye.

Ro dijo...

Absolutamente genial!

Yo también tengo de vez en cuando estos impulsos... pero los reprimo, no sé porqué estúpida razón o ley freudiana... La próxima vez me dejo suelta... a ver que pasa :D